ITINERARIO

 

Cáceres – Ermita de San Jorge – Dehesa cacereña – Dolmen de la Hijadilla – Escenario de Juego de Tronos – Paraje natural de los Barruecos – Charca de Lancho – Estación de arroyo de la luz – Cáceres

RECURSOS A VISITAR

  • Ermita de San Jorge.

  • Dehesa Cacereña.

  • Dolmen de la Hijadilla.

  • Escenaros de Juego de Tronos

  • Paraje natural de los Barruecos.

  • Charca de Lancho.

  • Estación de Arroyo de la Luz.

Duración y km:

  • 4h Aprox.

  • 52km Aprox.

 

Descripción de la ruta

Nuestra ruta comienza en 4x4 desde la ciudad Patrimonial de Cáceres hacia el municipio de Malpartida de Cáceres que está a 13 km Aproximadamente.

En esta ruta conoceremos paisajes naturales y culturales en la Mancomunidad Tajo-Salor-Almonte, en primer lugar descubriremos la belleza y el esplendor que tiene Malpartida de Cáceres, ya que es conocido por su famoso monumento Natural de los Barruecos entre muchos más recursos de interés que mencionaremos durante el transcurso de nuestra ruta. Viajaremos hacia la prehistoria con el Dolmen de la Hijadía y otro paraje natural como la Charca de Lancho, también iremos a los años olvidados de una estación abandonada la de Arroyo-Malpartida.

INFORMACIÓN SOBRE RECURSOS

Ermita de San Jorge

 

A unos 12 kilómetros de Cáceres capital, frente a la Torre de los Mogollones, nos encontramos en mitad del campo con un enigmático edificio, único en toda España por su diseño, estamos hablando de la denominada Ermita de San Jorge

El edificio en sí, se encuentra en estado de ruinas y parece haber sido una ermita, semioculta entre el terreno sorprende al caminante al ver un edificio religioso inundado que ha quedado gran parte sumergido

Nada hay escrito ni se sabe sobre su construcción, arquitectos, mecenas, fecha de abandono, ni siquiera está claro que sea una ermita como tal, y si lo fuese desconocemos bajo la advocación que se construyó.

La mayoría de los estudiosos creen que se trata de un colector de agua que posteriormente fue usado como ermita y que su construcción original podría datar del siglo XIV, construido por manos privadas y destinado al culto restringido (podría servir primero para abastecer de agua y luego de fe al antiguo poblado que hubo junto a la Torre de los Mogollones)

Suponiendo que el edificio fuese adaptado para el culto religioso podemos ver cuatro estancias claramente diferenciadas: la nave central, una capilla, la sacristía y el coro.

La nave central se encuentra permanentemente inundada, el extraño coro se eleva sobre el resto de la nave y aquí nos encontramos dos estancias más que podrían haber correspondido a una capilla y una sacristía, una de estas dependencias posee una cúpula semiesférica con espectaculares pinturas de Juan de Ribera.

Arquitectónicamente está construida en mampostería la zona baja del edificio, ladrillo la parte superior y una hilera de piedra circunda el edificio para apresar el agua del estanque. Cuatro grandes arcos de medio punto arrancan de sus muros y forman la cubierta del edificio, cubierta formada por dos grandes losas de granito con bóveda de aristas. También de granito es el suelo de coro que se haya sustentado por dos arcos escarzanos.

Sorprende la riqueza iconográfica del edificio con pinturas murales que representan escenas bíblicas, todas atribuidas al pintor cacereño Juan de Ribera en el año 1565, según reza una esquina del templo.

La función que debió tener esta original construcción no está del todo clara pero existen dos versiones:

–          Que fuera un colector de agua para el pequeño poblado que existía en los alrededores de la Torre de los Mogollones.

–          Que fuera una capilla para dicho poblado

No faltan los que ven en este edificio un culto al agua, esta ermita podría haber acogido ritos de bautismo y purificación por inmersión: el caballero entraría en la iglesia montado en su corcel y una vez metido en el agua sagrada un sacerdote desde el coro los bendecirá.

Tristemente en la actualidad la única función que cumple es servir de abrevadero al ganado que existe en la finca.

 Dolmen de la Hijadilla

Este dolmen posee un par de características que lo distinguen del resto. Destaca una losa a modo de «arco de entrada» que se conserva en perfecto estado y en él una pileta que con casi toda seguridad fue añadida en épocas y usos posteriores ya que los dólmenes en su estado original estaban cubiertos de tierra. Actualmente esa pileta es usada por los zorros de la zona para hacer sus deposiciones.La capacidad de esta pileta en volumen ha sido medida por varios autores obteniéndose datos sorprendentes que serán objeto de otra entrada del blog un poco más adelante. Y la otra característica curiosa es que ese «arco» es sostenidos por dos rocas totalmente distintas de las que forman el resto de la estructura. Se trata de dos grandes columnas de cuarzo blanco, esta diferenciación de esas rocas es algo único en esta construcción cacereña.

Este Dolmen se encuentra a unos 3km del monumento natural de Los Barruecos, se trata de un dolmen de corredor en un buen estado de conservación. La función atribuida a los dólmenes suele ser la de sepulcro colectivo, pero también se cree que puede ser una forma de reclamar un territorio y reforzar la identidad grupal, dada la poca identidad de los poblados neolíticos en tránsito a los calcolíticos.

 MALPARTIDA DE CÁCERES.

  • Introducción

Malpartida de Cáceres, está situada a 15 km de la ciudad de Cáceres. Declarado en 1997 Pueblo Europeo de las Cigüeñas por el Fondo Patrimonio Natural Europeo (EURONATUR),  ha sabido conjugar el progreso con la preservación de su rico y variado entorno natural, simbolizado en la figura altiva de la cigüeña blanca que anida en torres, campanarios y en los bolos graníticos del Monumento Natural de Los Barruecos, paraje de gran belleza y valor ecológico que presenta curiosos peñascos, berrocales y altibajos topográficos.

La colonia de cigüeña blanca existente en Malpartida de Cáceres, es una de las más importantes de la Península y de Europa, no sólo por el número de individuos de esta especie que anidan en el municipio, sino también por la singularidad de la superficie nidificante que presentan los altos bolos graníticos del Monumento Natural de Los Barruecos. Las charcas de Los Barruecos, denominadas Barrueco de Arriba, Charca de Frasco Diez, Barrueco de Abajo y Charca del Molinillo, constituyen junto a los bolos graníticos un conjunto excepcional en la llanura cacereña.

  • Los Barruecos

Declarado Monumento Natural por su belleza, la originalidad del paisaje de Los Barruecos se debe a sus formaciones graníticas que el agua y otros agentes erosivos se han encargado de modelar. Las caprichosas formas de estos domos te invitan a dejar volar la imaginación para vislumbrar la figura de animales, objetos o incluso personas.

Como demuestran los abundantes restos arqueológicos, también el hombre encontró este hábitat idóneo para su asentamiento. Aquí podrás admirar vestigios que datan desde el neolítico hasta el s. XIX, incluyendo la etapa romana.

Otros lugares de Interés que podemos encontrar en esta zona como el Museo de Vostell; La Ermita de los Santos Mártires; realizada en fecha similar a la anterior, es de forma bastante sencilla, consta de una sola nave. Otras ermitas son las de Santa Ana y Soledad. En la etapa moderna se realiza la construcción civil más importante: los Arcos de Santa Ana, restos de un significativo edificio y actualmente ubicados fuera de su lugar original. Otro interesante ejemplo es el conocido popularmente como Palacio Caído que tuvo al duque de Fernán Núñez como último propietario. El Palacio Topete, mandado construir por el noble Pedro Topete, es el que se encuentra en mejor estado conservación. Mención especial merece el Museo Narbón en la calle de la Cruz, que recoge la obra del pintor Juan José Narbón. En este paraje Natural se realiza una de las rutas más conocidas llamada la Peña del Tesoro.

  • Charca de Lancho

Espacio localizado en el embalse del mismo nombre que se encuentra en el río Casillas en la penillanura cacereña en las cercanías de las localidades de Arroyo de la Luz y Malpartida de Cáceres.

Dadas las dimensiones de este embalse, solamente se encuentra un elemento referido a la Directiva, correspondiente a un tipo de hábitat, siendo este el de los estanques temporales mediterráneos, encontrándose bien representado y conservado por lo que es frecuentado por numerosas especies de aves acuáticas.

En las cercanías de la charca podemos encontrarnos el puente de San Miguel y a cuatro pasos del molino principal, una extraña estructura se deja comer, y ocultar, por el sardón salvaje que la va cubriendo. «Es un balneario. Se pueden ver aún los cuatro departamentos, en los que tomaban sus aguas los que necesitaban sus vetustos remedios. Aquí hay un manantial de aguas azuladas con propiedades terapéuticas. Todo se ha venido abajo y es una lástima su estado actual».

  • Estación olvidada

la estación de Arroyo-Malpartida, sabe que habla del Ferrocarril; así con mayúsculas. Hasta bien entrado el último tercio del siglo pasado, la pedanía cacereña se significaba como uno de los grandes poblados ferroviarios de la región. Situada en la línea que une Cáceres con Portugal, la construcción en 1881 de la estación de ferrocarril para los cercanos pueblos de Arroyo de la Luz y Malpartida de Cáceres dentro de la línea de Madrid a Valencia de Alcántara, fue todo una acontecimiento en la comarca. Y como uno de los puntos principales de la red disponía de un depósito de tracción vapor para las locomotoras que efectuaban ahí los relevos (los trenes hacia Cáceres tenían que invertir la marcha porque por esa época la estación de Cáceres era en fondo de saco). Estuvo operativo hasta 1974, aunque tres años antes, con la apertura de la línea en Cáceres capital, su actividad comenzó a decaer. Ello, sumado a la introducción del diesel dejó a Arroyo-Malpartida en segundo plano durante cuatro décadas hasta quedar convertida casi en una estación fantasma.

Todo giraba alrededor del tren, hasta que se clausuró el vapor. Unas mil personas dependían de los oficios ferroviarios, pero hubo que reubicarlas. Y en estas cuatro décadas transcurridas desde que cedió su protagonismo, el pasado queda lejos y casi olvidado. De siempre han salido voces reclamando recuperar los viejos tiempos y aprovechar las instalaciones que aún se mantienen en pie (poco más que chatarra ahora) para instalar un museo, como han hecho otras poblaciones ferroviarias. Y de paso recuperar algo del esplendor de esta estratégica estación.

Arroyo-Malpartida ha llegado a superar el millar de habitantes y actualmente tiene una población de 55 personas. El declive de su estación ha traído la decadencia de la pedanía que se siente, además, abandonada. La desaparición de los trenes ha lastrado el presente (¿y futuro?) de esta población cacereña que reclama más atención. En los últimos meses ha vuelto al primer plano de la actualidad. Aunque su conexión con el tren es muy tangencial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies